Tras la promulgación de la Ley de Interdicción Aérea, que permite a la Fuerza Aérea interceptar y derribar aeronaves utilizadas para el tráfico ilícito de drogas, el narcotráfico en el Vraem ha cambiado sus métodos: pasó de la vía aérea a la terrestre.

Así lo explica el jefe de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional del Perú (Dirandro), General PNP Luis Pantoja Calvo. En esta entrevista exclusiva a Número Zero, Pantoja Calvo explica cómo, pese a haberse aprobado una norma tan poderosa para atacar el narcotráfico, la falta de reglamento y de radares evitan su aplicación.

General PNP Luis Pantoja Calvo, jefe de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional del Perú (Dirandro), (Foto: Número Zero)

General PNP Luis Pantoja Calvo, jefe de la Dirandro. (Foto: Número Zero)

En lo que va del año, dos avionetas fueron intervenidas en el Vraem, ¿ha sido por interdicción en tierra o aérea?

La norma aprobada por el Congreso de la República explica que cuando una avioneta [utilizada para el tráfico de drogas] entra [en territorio peruano], debe ser derribada. El hecho es que ya se dio la norma, pero todavía no se ha ejecutado. Falta reglamentarla. Mientras no se dé el reglamento, las aeronaves de la FAP no pueden ejecutar esta operación. Además, falta instalar los radares en las zonas que corresponden.

Aun así, la norma es una medida disuasiva importante. Se ha reducido de manera sustancial el ingreso de aeronaves: los narcotraficantes han tomado conocimiento de que en cualquier momento los pueden derribar. Antes entraban veinte o diez avionetas diarias. Ahora la mayor parte de la droga sale por tierra.

¿Cree que esta ley de interdicción aérea ayudará en la lucha contra el narcotráfico?

Totalmente. Si se reglamenta y entra en vigencia, no va a entrar ninguna avioneta. Y el principal medio de transporte de droga del Perú al extranjero es la vía aérea, con esas avionetas.

A partir de la salida del viceministro Iván Vega, quien lideraba el grupo de operaciones especiales conocido como la ‘Brigada Lobo’, ¿cómo se están llevando a cabo los trabajos en el Vraem? ¿Aún se trabaja en equipo con las Fuerzas Armadas?

Iván Vega es un gran estratega, por eso es que ahora se siente su salida. No conozco si están coordinando o no [el trabajo en equipo]. En el Vraem hay tres generales de la PNP y alrededor de cuatro del Ejército […] Vega era parte de un equipo de trabajo, es un hombre joven que conoce mucho del tema. Ha sido un buen estratega en la lucha contra el tráfico de drogas y el terrorismo.

Con respecto a la creación del centro de operaciones para la lucha contra el narcotráfico en el Vraem, que usted anunció cuando fue nombrado jefe de Dirandro en enero de este año, ¿se está implementando?

Siempre ha existido una base allá. Lo que hemos hecho es fortalecer esa base con personal de inteligencia, mayores recursos, enviando gente que se dedique a las investigaciones. No se trata de crear una base paralela, sino de reforzar lo que se tiene ahí.

Cocaína incautada en Huanta, el pasado 13 de abril.

Cocaína incautada en Huanta, el pasado 13 de abril.

Se comenta que los escáneres que utiliza la Sunat y la PNP están paralizados, por lo cual no es posible controlar los insumos químicos que salen del Vraem. ¿Es así?

Hay cinco escáneres a cargo de la SUNAT, que maneja los controles administrativos. En un convenio con la PNP, hemos situado puestos de control en toda la zona del Vraem. Los escáneres están operativos pero no están trabajando porque tienen horas determinadas de trabajo. Si se pasa de esas horas, ya no se les puede hacer trabajar porque pierden la garantía y la empresa no reconoce nada. El mantenimiento de cada escáner vale alrededor de S/. 400 mil. Estamos hablando de dos millones de soles solo en mantenimiento de todos esos equipos. ¿Cuál será el problema de la SUNAT?, ¿por qué no los reparan? Lo cierto es que nosotros [la PNP] tenemos siete escáneres, y todos se están usando.

¿Se tiene un estimado de cuánta droga sale de Perú?

Nadie sabe. Lo que sí sabemos es que si sale una avioneta, lo más probable es que esté llevando unos 300, 350 kilos. Si sale un camión cisterna, puede llevar unos 300 kilos. Si sale una camioneta, serán unos 200 kilos.

¿Qué otros problemas complican la lucha antidrogas?

Primero, la parte logística. La policía de otros países (Brasil, Colombia, Ecuador) tiene aviones, avionetas, helicópteros. Nosotros no tenemos ni una cometa para llegar [a las narcopistas]. Tenemos que pedir a la Policía Aérea, a las Fuerzas Armadas. Lo otro es la legislación: el Código Procesal Penal tiene que revisarse porque es muy garantista.

Tags: , , , , , , , , ,